Resonancia magnética: ¿qué tengo que saber?

¿Tienes que hacerte una resonancia magnética? ¿Conoces el procedimiento o tienes dudas sobre la seguridad de la prueba? ¿Cuál es la lista de espera para realizarse esta prueba? ¿Qué precio tienes que pagar si vas por privado? Aquí te explicamos en qué consiste una resonancia, cuándo se realiza y cuál es el procedimiento para llevarla a cabo.

Lo más importante, ¿dónde puedo hacerme una resonancia magnética por lo privado?

A continuación, puedes encontrar una selección que te recomendamos con las mejores clínicas por ciudades para que puedas hacerte la resonancia que necesitas, sin esperas y a unos precios razonables:

Resonancia magnética en Madrid

Resonancia magnética en Alicante

Resonancia magnética en Zaragoza

Resonancia Magnética en Toledo

Resonancia Magnética en Murcia

Si no tienes un seguro médico privado y quieres hacerte una resonancia magnética de forma rápida y sin esperas, te aconsejamos que compres tu resonancia magnética a través de www.medicheck.eu. MediCheck es un portal especializado en la venta de servicios médicos privados para personas que no tienen un seguro médico.

Aconsejamos MediCheck porque llegan a acuerdos con clínicas y centros diagnósticos de prestigio para ofrecer a los que no tenemos un seguro médico, todos los servicios de la sanidad privada a unos precios accesibles. Consiguen unos precios mucho más económicos que las tarifas oficiales de las propias clínicas, pero al mismo tiempo pagan a los profesionales mejor de lo que lo hacen las aseguradoras, con lo cual, la mejor atención y la mayor calidad están garantizadas.

Cualquier persona puede registrarse gratis en MediCheck y así tener acceso a todo un cuadro médico de especialistas y pruebas diagnósticas sin tener que pagar cuotas fijas. En MediCheck sólo se paga por los servicios médicos que se necesitan, previa compra de los mismos en la web de MediCheck.

Resonancia magnética en un hospital público

En una situación normal de “no urgencia”, tendrás que acudir al médico de cabecera para que este te derive al especialista y si el especialista lo considera oportuno entonces te prescribirá una resonancia magnética. El problema es que tienes que pasar estas 3 fases: médico de cabecera, especialista y prueba, y para cada fase hay una lista de espera.

Además si el médico de cabecera no estima oportuno derivarte al especialista o si el especialista no considera oportuna la resonancia, no podrás hacértela. Otro inconveniente serán las listas de espera tanto para el especialista como para la resonancia, en esta calculadora de la OCU puedes consultar la lista de espera para tu comunidad autónoma: http://www.ocu.org/salud/derechos-paciente/calculadora/listas-espera 

Nosotros hemos hecho la prueba para Madrid, y te dan una lista de espera media de 101 días para una consulta con el traumatólogo, a lo que se suman otros 77 días de lista de espera para la resonancia, en total una espera estimada de 178 días, o lo que es lo mismo: ¡ casi 6 meses de lista de espera!

 

Resonancia magnética a través del seguro médico

Si tienes un seguro médico y pagas por él todos los meses, entonces tendrás que acudir al especialista de tu elección, y si éste considera oportuno hacerte la prueba entonces te la prescribirá. A partir de este momento, tienes que llamar al seguro para que te autorice y pedir cita en un centro de diagnóstico por imagen que tenga convenio firmado con tu seguro. Como en el caso de MediCheck, ahorrarás tiempo porque la sanidad privada no tiene largas listas de espera.

 

¿Qué es la resonancia magnética?

La resonancia magnética es una prueba diagnóstica que utiliza imanes y ondas de radio potentes para obtener imágenes detalladas de diferentes órganos del cuerpo. Es una prueba no invasiva, segura e indolora, que no utiliza radiación (rayos X) a diferencia de otras pruebas como la radiografía o el TAC.

La resonancia magnética es capaz de aportar información sobre patologías que no se ven con otras técnicas como el TAC o la ecografía. Se utiliza también cuando están contraindicadas otras pruebas como en los casos de alergia al contraste iodado que se utiliza en el TAC.

Dependiendo de la zona del cuerpo a estudiar, la prueba tiene una duración media de 25 minutos.

¿Dónde puedo hacerme una resonancia magnética?

Si te han prescrito esta prueba, ten en cuenta que puedes realizártela a través de la seguridad social. No obstante, la lista de espera es bastante elevada (en función de la comunidad) por lo que muchas personas optan por realizarla por privado. El precio de una resonancia magnética va a depender del tipo y de la clínica, incluso de la ciudad, pero suele rondar los 150-180 euros. Existen plataformas de venta de servicios médicos que llegan a acuerdos con las clínicas para ofrecer sus servicios a precios más reducidos, y por tanto, más asequibles. Una de estas plataformas es MediCheck, donde puedes encontrar una resonancia magnética abierta más consulta con un traumatólogo, todo por un precio en torno a los 135€.

¿Cuándo se realiza esta prueba diagnóstica?

La resonancia magnética es una prueba que se lleva a cabo para estudiar una parte del organismo en la que se sospecha que pueda existir una enfermedad. Hay muchos motivos por los que se puede prescribir la realización de este examen, a continuación enumeramos algunos de los más frecuentes:

  • Órganos del tórax: esta prueba se utiliza mucho para estudiar la anatomía cardíaca y la patología de las arterias coronarias. De igual modo se usa en el estudio de tumores de pulmón y de cáncer de mama.
  • Órganos pélvicos: permite estudiar la vejiga y los órganos reproductores (útero y ovarios en la mujer, y próstata en el hombre).
  • Órganos del abdomen: posibilita el estudio con detalle de órganos como el páncreas, los riñones o el hígado.
  • Cabeza: la resonancia puede ver tumores, aneurismas, infartos, sangrado o abscesos, así como estudiar patologías en los ojos y en el oído, y enfermedades degenerativas cerebrales.
  • Vasos sanguíneos: con la resonancia se pueden ver muy bien trombos, aneurismas, trombos o sangrado.

Además de estos usos, la resonancia magnética también es muy eficaz para diagnosticar problemas en huesos y articulaciones como pueden ser artritis, problemas en tendones o ligamentos, cartílagos y fracturas. Otro de los motivos para los que se utiliza mucho esta prueba es para estudiar los problemas de columna vertebral, así como problemas de rodilla.

Preparación

La resonancia es una prueba que se realiza de manera ambulatoria, no requiere ingreso.  La duración depende del órgano a estudiar, pero suele durar unos 25 minutos de media, pudiendo llegar a los 60 minutos.

Las indicaciones acerca de ingerir alimentos o agua en las horas previas al examen varían según el examen, pues en algunos casos puede ser necesario no comer ni beber agua durante varias horas antes de la prueba, como pueden ser el estudio del abdomen o la pelvis.

Es recomendable que dejes en casa todos los objetos metálicos como joyas, relojes, horquillas, etc., pues se prohíbe su uso ya que pueden interferir en el campo magnético de la unidad de resonancia magnética.

En algunos casos es necesario suministrar una inyección de material de contraste dentro del torrente sanguíneo. En tal caso, el técnico preguntará si tiene algún tipo de alergia, como al yodo o al material de contraste de los rayos X, o si tiene asma. El materia que suele utilizarse para un examen de contraste es el gadolinio, que puede usarse en pacientes con alergias al contraste de yodo pero se podría necesitar una medicación previa. Es importante también informar si sufres alguna enfermedad de riñón, pues en ese caso es posible que no pueda administrarse el contraste con gadolinio.

Las mujeres siempre deberán informar a su médico sobre la posibilidad de estar embarazadas. La resonancia no ha tenido ningún efecto negativo conocido sobre una mujer embarazada ni sobre el feto, no obstante, éste se va a exponer a un fuerte campo magnético, por lo que no se recomienda esta prueba en el primer trimestre del embarazo. No obstante, si el médico considera que el beneficio que puede aportar la resonancia supera los riesgos asumidos, se podrá realizar la prueba. En ningún caso una mujer embarazada debe recibir una inyección de material de contraste con gadolinio, excepto cuando sea absolutamente imprescindible para el tratamiento.

¿Cuál es el procedimiento de una resonancia magnética?

Una vez estés preparado, con la bata y sin objetos metálicos encima, tendrás que tumbarte en la camilla de la resonancia. Si es necesario material de contraste, te pondrán la inyección. ¿Eres claustrofóbico? No te preocupes, en ese caso te administrarán un suave sedante para que estés relajado.

El aparato de la resonancia tiene forma cúbica y en su interior se desplaza una camilla que es sobre la que te tendrás que tumbar, normalmente boca arriba. Para evitar que te muevas, te pondrán unas correas en la cabeza, los brazos y el pecho para evitar que te muevas.

Una vez dentro del aparato, oirás el ruido de un ventilador y sentirás aire. Algunos centros facilitan unos auriculares para escuchar música, lo cual es muy útil para relajarse.

Durante el procedimiento un técnico te estará vigilando desde una sala anexa. Te indicará que no te muevas, y a lo mejor que no respires durante unos segundos. No te preocupes, si necesitas algo podrás comunicarte con el técnico.

¿Duración? Como hemos dicho anteriormente, es variable según el órgano a estudiar, pero puede durar desde 25 a 60 minutos.

Debes saber que la resonancia magnética es una prueba muy segura, y que las reacciones alérgicas al contraste utilizado son muy raras. El único problema que suele darse es la claustrofobia, pues el estar tanto tiempo quieto en la camilla puede ser difícil de aguantar en algunas personas que tienen fobia a los espacios cerrados. Por otra parte, el mayor riesgo que puede darse en la resonancia magnética viene asociado a un posible movimiento de algún objeto metálico que tengas en el cuerpo, por ello es muy importante retirarlos todos o avisar al técnico si tienes algún implante.

Beneficios de la resonancia magnética

Se trata de un examen no invasivo y que no utiliza radiación ionizante

Las imágenes obtenidas de los tejidos blandos del cuerpo son más susceptibles en algunos casos de identificar y caracterizar las enfermedades con más precisión que otras pruebas.

El material de contraste utilizado (gadolinio) tiene menos probabilidad de provocar una reacción alérgica que otros materiales a base de yodo, los cuales se emplean en los rayos X convencionales.

La resonancia magnética permite estudiar el sistema biliar sin inyección de contraste y de manera no invasiva.

Es una prueba muy eficaz para diagnosticar una amplia gama de patologías, entre las que se incluyen las enfermedades cardiacas, el cáncer, y anomalías musculares y óseas.

Con la resonancia magnética se pueden descubrir anormalidades que podrían quedar ocultas por los huesos en otras pruebas de diagnóstico por imagen.

Permite obtener imágenes de todo el cuerpo, en diferentes planos.

Riesgos

Como hemos dicho anteriormente, la resonancia es una prueba muy segura que no utiliza radiación. Los riesgos derivados de la realización de esta prueba son mínimos, no obstante, es importante tenerlos en cuenta:

  • Si se utiliza sedación, el riesgo viene asociado a un exceso de sedación. En cualquier caso, la persona que se encargue de supervisar controlará los signos vitales para minimizar este riesgo.
  • Al exponerse a un potente campo magnético, es posible que los marcapasos u otros implantes no funcionen del todo bien. Por ello es tan importante avisar al técnico de cualquier implante que llevemos, así como retirar todos los objetos metálicos que llevemos puestos.
  • El material de contraste utilizado (gadolinio) es muy seguro, y las reacciones alérgicas ocurren con muy poca frecuencia. Sin embargo, si se produce una reacción, por lo general será benigna y controlada con medicación.
  • El gadolinio puede ser perjudicial para pacientes que sufran problemas renales y estén con diálisis, por lo que es importante indicar antes de la prueba si tenemos disfunción renal severa.

Tengo que hacerme una resonancia magnética. ¿Cuánto tiempo tendré que esperar?

Es probable que, si te han prescrito una resonancia magnética en la seguridad social, la lista de espera sea de varias semanas e incluso meses. El tiempo de espera depende de cada comunidad, pero para que te hagas una idea, en Madrid la media es de tres meses. Hay muchas personas que no quieren esperar tanto y optan por realizarse la prueba por privado, una opción que es recomendable si quieres ahorrar tiempo y salir de dudas cuanto antes.

Si quieres saber cuál es el tiempo medio de espera en tu comunidad, te recomendamos esta calculadora de lista de espera de la OCU

¿Resonancia magnética abierta o cerrada?

La resonancia magnética tradicional es la cerrada, donde el paciente se tumba en una camilla que se desliza hacia el interior de un tubo, donde tendrá que permanecer sin moverse el tiempo que se le indique. Este tipo de resonancia suele ser la utilizada como primera opción, salvo excepciones en las que el paciente sufra claustrofobia u obesidad, pues las imágenes obtenidas son de mayor precisión y calidad.

La resonancia magnética abierta tiene un diseño abierto, donde el paciente nunca está totalmente encerrado en la máquina, o incluso puede introducir sólo la parte a examinar (como en el caso de las extremidades). Las imágenes obtenidas son de menor calidad, no obstante, existen resonancias abiertas de alto campo en las cuales las imágenes son de la misma calidad que en una cerrada. Este tipo de prueba es ideal para aquellas personas a las que les produce claustrofobia la convencional, así como para niños o personas con movilidad reducida.

¿Cuál es el precio de una resonancia magnética?

El precio de una resonancia por privado varía, como hemos comentado previamente, según la clínica, pero suele rondar un precio de 180€ en el caso de la abierta. Aquí puedes encontrar una resonancia abierta articular en Madrid con visita al traumatólogo por un precio de 135€.

Anuncios